Compartimos este estudio con vosotros a pesar de que haya varias cuestiones con las que no estamos plenamente de acuerdo.

El empleo del refuerzo positivo en la doma, adiestramiento, educación o modificación de conducta del caballo es algo controvertido para muchas personas, sin embargo sus resultados si esta bien empleado, son indiscutibles.

Otra cosa es que la simple realización exitosa de un ejercicio reforzado con la comida  implique automáticamente un mayor apego o una mejor relación con el caballo, siendo esto un proceso mucho mas complejo, lento y personal.

Creemos que las caricias o rascados ( localizados en diferentes puntos y de manera diferente en función de la sensibilidad del caballo) pueden ser también algo que sin lugar a duda motive y favorezca el tanto el aprendizaje del caballo como por supuesto la relación o apego con el ser humano.

Y  creemos, que valorar la calidad de la relación o el apego, en un ejercicio de proximidad de un potro los cuales se caracterizan por una gran curiosidad y alta actividad con una persona inmóvil puede tener fallos debido a una falta de motivación, que haga que pierdan el interés rápidamente y no por ello tener una mala relación o falta de apego con el ser humano.

A pesar de todo, este estudio muestra claramente que el uso del refuerzo positivo mediante la comida puede ser una herramienta importante a tener en cuenta, si se emplea correctamente, para favorecer el aprendizaje del caballo.

 

 

¿CARICIAS O PREMIOS?

 

¿Los caballos son mas receptivos a los premios o a las caricias?

 

RESUMEN

 

Este articulo de Sankey y al analiza los efectos del refuerzo por la comida y por el aseo/rascado sobre el proceso de aprendizaje del caballo y su  relación con el hombre. Científicos han demostrado ya que la comida favorece la relación con los animales. Por ejemplo, el proceso de amamantamiento refuerza positivamente el lazo afectivo. ¿Pero que pasa con el contacto táctil?

 

METODO

 

Este estudio se ha llevado a cabo sobre un grupo de 20 caballos de raza Konik de 1 a 2 años de edad. 12 han sido criados de manera convencional pero con un contacto con el hombre limitado, 8 han nacido y han crecido en grupos semi-salvajes hasta los 10 meses. Los caballos son repartidos en dos grupos de manera aleatoria de 10 individuos cada uno. Los caballos del primer grupo son recompensados con comida mientras que los caballos del segundo grupo son recompensados por 3 gestos vigorosos de rascado en la cruz.

 

El efecto del refuerzo positivo  es testado sobre el aprendizaje de la inmovilidad: los caballos deben aprender a permanecer inmóviles durante una duración de 5 a 60 segundos en respuesta a la orden de “Reste!”. Los científicos miden el tiempo máximo de validación de las etapas y el tiempo máximo de inmovilidad del caballo.

 

El efecto del refuerzo positivo sobre la relación hombre- caballo se testa a lo largo de interacciones libres: los caballos pueden interactuar libremente con un humano inmóvil en el centro de un corral durante 5 minutos. Los datos recogidos son el tiempo que han tardado hasta acercarse al humano y el tiempo total que han pasado a una distancia inferior a 0,5 m del hombre.

 

 

Captura de pantalla 2018-08-09 a las 18.52.25

 

 

RESULTADOS

 

El estudio muestra que los caballos condicionados con la comida aprenden mas rápido y se apegan mas al hombre que aquellos condicionados por las caricias. El grafico muestra que los caballos recompensados con comida permanecen mas tiempo inmóviles y progresan mas rápido que los caballos recompensado con el rascado en la cruz. En efecto, el ultimo día, 9 de 10 caballos recompensados con comida eran capaces de permanecer inmóviles durante 1 minuto, mientras que solo 4 de cada 10 caballos recompensados por el rascado lo consiguieron.

 

Captura de pantalla 2018-08-09 a las 19.25.55

 

El segundo grafico indica que el entrenamiento a tenido un impacto positivo sobre la relación con el ser humano en el grupo de caballos recompensados con la comida disminuyendo el tiempo de latencia y aumentando el tiempo que pasa cerca de un ser humano. Este no es el caso para caballos recompensados con el rascado, donde no ha habido ningún impacto positivo.

 

 

Captura de pantalla 2018-08-09 a las 19.33.37

DISCUSIÓN

 

El entrenamiento tiene un efecto positivo sobre el aprendizaje y el apego al humano en el grupo condicionado por la comida, al contrario del contacto táctil.

Los autores explican que la ausencia de efecto del contacto táctil parece lógico pues para los caballos, el contacto físico se resume al lamido del  potro por su madre y mas tarde al aseo mutuo entre caballos sobre ciertas zonas específicas del cuerpo. El contacto físico no representa en total mas que 2 a 3% del  “presupuesto” del tiempo del caballo.

 

Sin embargo, seria interesante de reproducir esta experiencia en periodo de muda, durante la cual el rascado podría ser mas apreciado; o con un rascado mas largo  y específico. El estudio no precisa si cada grupo tenia el mismo numero de potros criados de manera tradicional o en semilibertad. Nos podemos preguntar si estas condiciones de “infancia” tienen un impacto sobre las reacciones de los caballos con la comida o con el rascado.

 

 

REFERENCIAS

 

Este articulo ha sido resumido por Aline Hansen. Ha sido revisado por Maréne Alibert, Laurence y Marine Junod. Las ilustraciones son de Claire Bejat. El arículo ha sido editado por Stéphanie Ronckier.

Référencias completas del articulo.

 

Sankey, C., Henry, S., Gorecka-Bruzda, A., Richard-Yris, M.A. & Hausberger, M. (2010). The Way to a Man’s Heart Is through His Stomach: What about Horses? PLoS One, 5(11), e15446.

 

Bibliografía citada por el  articulo.

 

Hausberger, M., Henry, S., Larose, C., Richard-Yris, M-A. (2007). First Suckling: A Crucial Event for Mother–Young Attachment? An Experimental Study in Horses (Equus caballus). J Comp Psy, 121(1), 109–112.

Feh, C., de Mazières, J. (1993). Grooming at a preferred site reduces heart rate in horses. Anim Behav, 46, 1191–1194.

Sankey, C., Richard-Yris, M-A., Leroy, H., Henry, S., Hausberger, M. (2010). Positive interactions lead to lasting positive memories in horses. Equus caballus. Anim Behav, 79, 869–875.

Sankey, C., Richard-Yris, M-A., Henry, S., Fureix, C., Nassur, F., et al. (2010). Reinforcement as a mediator of the perception of humans by horses (Equus caballus). Anim Cogn. 13, 753–764.

Feh, C., Mills, D., McDonnell, S. (2005). The Domestic Horse. Cambridge: Cambridge University Press. Relationship and communication in socially natural horse herds.

Hausberger, M., Roche, H., Henry, S., Visser, E. (2008). A review of the human–horse relationship. Appl Anim Behav Sci. 109, 1–24.

Boyd, L., Carbonaro, D., Houpt, K. (1988). The 24-hour time-budget of Przewalski horses. Appl Anim Behav Sci. 21, 5–17.

 

Para leer el articulo completo:

 

http://sciencesequines.fr/resume-sankey-2010/